Scotto sigue de campaña: ¿inercia o intendencia 2015?

p04-1En la agenda de Carolina Scotto aún hay apuntados recorridos de campaña. Luego de un receso obligado tras las legislativas –todo el arco político aflojó tensiones después del 27 de octubre-, la ahora diputada electa por el Frente para la Victoria (FpV) conserva un ritmo de trabajo similar al que realizaba durante la empresa electoral, con recorridos por las seccionales y encuentros con dirigentes barriales.
Es común que las fuerzas políticas en las primeras semanas posteriores a los comicios repasen nuevamente su tour de campaña en señal de agradecimiento a sus votantes. Se trata de un ciclo exprés casi de compromiso. Por esta razón, llama la atención que la exrectora y los Scotto Boys aun sigan de gira con un vértigo apenas reducido del que mantuvieron durante octubre.
Mientras alterna con viajes a Buenos Aires -para ponerse en forma para su nuevo rol en el Congreso- Scotto tiene de acá a fin de año múltiples citas en las barriadas más populosas de ciudad. En espera están reuniones con referentes de las seccionales 10, 11, 12 y 14. La acompañan en estos mítines su equipo de asesores, dirigentes y hasta algunas figuras de primer nivel local, como el secretario de Derechos Humanos de la Nación Martín Fresneda y quien la secundó en la boleta, Martín Gill.
Quizá la buena performance que consiguió el kirchnerismo, revirtiendo el 4º puesto en las generales y logrando dos bancas, ameriten un mayor énfasis en los agradecimientos. En definitiva, siguiendo este razonamiento gestual su gira es una suerte de inercia electoral que conserva su movimiento para poder “dar las gracias” a la militancia.
Pero está sería una visión romántica. La persistencia de las expediciones territoriales podría explicarse de manera más pragmática.
Reforzar sus vínculos con los dirigentes territoriales es el objetivo a corto plazo. El kirchnerismo conoce lo difícil que fue lograr insertarse en espacios usufrutuados por otras fuerzas políticas. Romper redes de comunicación adversarias para comenzar a construir propias les costó trabajo. Y conservarlo requiere la misma paciencia.
Aquí se asienta la otra hipótesis, que el sector scottista prefiere mantener en silencio. En varias oportunidades el nombre de Scotto sonó para que en el 2015 sea la candidata K que compita por la intendencia. Vale recordar que la Universidad ya exportó a un primer edil, aunque con distinto color como puerta de ingreso (el juecismo), Daniel Giacomino terminó siendo el “soldado” de la presidenta, en los tiempos de mayor hostilidad hacia el kirchnerismo.
Ahora ya hay una base. Y si en el búnker del FpV diagramaban el 2013 en función del 2015, el 4ºlugar en la capital les da una luz de esperanza. Tienen dos años para fortalecer su estructura y el respaldo de las sucursales ministeriales nacionales (Desarrollo Social, Pami, Anses, entre otros).
Pero una posible candidatura de Scotto en 2015 con miras al Palacio 6 de Julio, no es algo que Unidos y Organizados haya discutido. Tanto la ortodoxia K como el ala peronistas no ven en la exrectora un referencia indiscutida. El sector gremial que comanda el titular del Surrbac Mauricio Saillén apuesta a jugar la interna del PJ.
Una apuesta para el 2015, con el kirchnerismo en retroceso a nivel nacional, asoma arriesgada. El PRO, que logró un segundo lugar en la Capital, también tiene intenciones de disputar la intendencia. Pero su caudal de votos sería más volátil, menos orgánico. Lo cierto es que en las últimas elecciones, el FPV repuntó su performance. Este dato genera ilusión puertas adentro.
El desempeño y exposición que logre Scotto en su rol en la cámara baja posiblemente influyan en el futuro de su destino político. Al kirchnerismo le ha costado construir lealtades estructuradas sobre candidatos propios. Disputadas las legislativas, comienzan a aflorar los liderazgos ausentes.