UCR arrió beneficios a bolicheros (con alto costo)

ilustra extension horaria de bolichesHay fuertes conflictos al interior del oficialismo por la iniciativa ya descartada de ampliar el horario del cierre de las discotecas una hora más que en la actualidad, es decir, a las 6 de la madrugada, y por intentar permitir la venta de alcohol hasta las 5.
Diferentes actores del radicalismo capitalino se reprochan por la trunca idea que, tras su publicación ayer, fue altamente criticada por los medios de comunicación audiovisuales y radiofónicos, y probablemente percibida de manera negativa por los vecinos.
El intendente Ramón Mestre dijo por radio que no sabía nada. Los concejales de Miguel Nicolás (5 de 16) y Oscar Aguad (2 de 16) dijeron que tampoco sabían y hasta ladraron para esquivarle al bulto que ayer se le plantaron al presidente de bloque, el mestrista Javier Bee Sellares, para avisarle que no acompañarían con el voto hoy.
El gran revuelvo se da porque todos se dieron cuenta que ampliarle una hora las posibilidades rentabilidad a los empresarios de la noche alimenta en el electorado radical (20,6% en la última elección) el mito urbano que relaciona al mestrismo con la actividad nocturna.
Es que cualquier barman o barwoman puede dar cuenta de que la última hora de discoteca es el momento donde más se vende alcohol. Extender la noche, en ese sentido, era extender la posibilidades comerciales de los dueños de las discotecas.
A Bee Sellares, que no habría sido el autor de la iniciativa, le tocó bailar con la más fea -antes de ayer hasta las 6 y ayer hasta las 5-: debió asumir los costos y encontrar una explicación. “Propusimos eso por una cuestión de seguridad”. “Somos un bloque abierto a la discusión por eso pasamos a estudio el proyecto”.
¿Mestre sabía o no? ¿Bee Sellares nunca avisó al intendente? ¿Si no lo hizo, el jefe lo increpó? ¿Los aguadistas y nicolacistas verdaderamente se negaron a acompañar el proyecto o solo lo comunicaron para no quedar pegados?
Hay algo seguro en toda la maraña. Fue todo costos para la Unión Cívica Radical, sin beneficios.

Cómo sigue
La cuestión sobre la hora de cierre de los boliches fue diplomáticamente vuelta a la comisión de Legislación General que preside el mestrista Lucas Cavallo. Tenía despacho de mayoría, pero no será tratado en sesión. Es decir, se diluirá en el mar del olvido. Dentro de lo perjudicial para el radicalismo, esa es la manera más elegante de dar marcha atrás y no aceptar que la decisión se toma por el efecto negativo en el electorado.
Lo que queda es el proyecto impulsado por el bloque Eva Duarte, cuyos puntos ya habían sido consensuados con el radicalismo. Y vale decir que en la sesión de hoy, última ordinaria del año, se aprobarán porque tiene tratamiento en preferencia.
Tales puntos son la obligatoriedad de instaurar una tarifa diferenciada para ingresar a los denominados Vip´s. Esto significa que ya no habrá posibilidad, al menos en la letra, de armar espacios gratuitos segmentando público.
También se tendrán que instalar cámaras de seguridad en el frente de los establecimientos, que deberán grabar de manera ininterrumpida desde su apertura hasta su cierre. Ese registro deberá ser guardado por el término de un año.
Además, se prohibirá la mantención de la puerta del local o establecimiento de manera injustificada por más de treinta minutos a cualquier persona que pretenda ingresar al boliche, siempre y cuando la capacidad no se encontrare colmada.