Surrbac alertó a Seguridad por utilización de barrabravas

El 22 de agosto Saillén, en compañía de Moreno, prestó  declaración ante la Fiscalía que tiene a su cargo Carlos Matheu por ataques a un complejo de viviendas del Surrbac..
El 22 de agosto Saillén, en compañía de Moreno, prestó declaración ante la Fiscalía que tiene a su cargo Carlos Matheu por ataques a un complejo de viviendas del Surrbac..

La versión de que barrabravas de Independiente y Newells comandadas por la Federación de Camioneros llegarían a Córdoba para desembarcar en el Surrbac, corrió como un reguero de pólvora en el gremio. Mauricio Saillén convocó a una asamblea de urgencia para alertar a sus afiliados y, a pesar que desde Buenos Aires desmintieron el rumor, junto con su abogado, Ricardo Moreno, insisten con la latencia de la amenaza. Por esta razón alertaron al Ministerio de Seguridad de la Provincia del “inminente” peligro al que están expuestos.
Según indicó Moreno, la posibilidad de que hombres que responden al líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, aterricen en Córdoba para ponerle palos en la rueda al gremio está vigente. Junto a Saillén solicitaron una audiencia con la ministra Alejandra Monteoliva a través de una nota presentada en mesa de entrada. Aún no recibieron una respuesta, pero teniendo en cuenta el reciente revuelo que causó el “error” del homenaje a la barra de Talleres en la Legislatura, estiman que serán atendidos con celeridad.
Tras abandonar la Federación de Camioneros y erigirse como pieza fundamental del armado gremial K en Córdoba, el Surrbac pasó a estar en la mira del histórico dirigente, que hasta desautorizó en público a Saillén en el acto por el día del Trabajador de Luz y Fuerza.

Antecedente
Vale apuntar que esta no es la primera vez que el sindicato de los recolectores de residuos señala a Moyano como responsable último de amenazas. Hace algunos meses, Saillén y Moreno llegaron hasta en edificio de Tribunales II para denunciar que un complejo de viviendas del gremio había sido atacado por emisarios de la Federación de Camioneros. En aquella oportunidad, también sindicaron a barrabravas de Newells y otros de Deportivo Morón.
“Si tocan a un trabajador se va a romper la paz social en Córdoba”, había señalado el 22 de agosto Saillén luego de prestar declaración ante la Fiscalía que tiene a su cargo Carlos Matheu. La causa conserva su curso y esta advertencia también seguiría vigente.
Hay una hipótesis que circula: los barras intentarían hacer lo imposible para que el gremio sea intervenido. Pero no tienen en cuenta un punto central. El Surrbac cuenta con el aval de la Casa Rosada. Es poco probable que el Ministerio de Trabajo de la Nación -que le allanó el camino al gremio para conseguir su nueva obra social tras el apartamiento del riñón de Moyano- intervenga en ese sentido.

Obras sociales
Vale recordar que tras la habilitación del nuevo sistema de salud, Moyano se descargó contra la Nación con tres demandas judiciales denunciado irregularidades en el otorgamiento.
El quid de la disputa radica allí. Tras su escisión, Saillén logró arrebatarle a Camioneros el aporte de sus afiliados a la obra social, que es el pulmón financiero de cualquier entidad sindical. Moyano buscaría recuperar esta fracción.
Puertas adentro del gremio circuló la versión de que la firma POL, que ya compró los pliegos de licitación del servicio de recolección de residuos, sería la máscara del desembarco de Covelia, la firma de Moyano. Una objeción para el gremio y una posibilidad del camionero para recuperarlo.
Además hay otro dato que inquieta a Saillén. En abril del año próximo el Surrbac tendrá elecciones, si bien el actual titular del gremio no duda de su capacidad para contener a sus afiliados, lo cierto es que teme que sectores que responden a Moyano logren ingresar una cuña que rompa con su hegemonía absoluta.

Respaldo K
Anoticiado de las amenazas, el arco político K salió en respaldo de Saillén. “Recibimos llamados de todos los referente. (Martín) Gill, (Martín) Fresneda, (Carolina) Scotto y (Eduardo) Accastello rápidamente nos comunicaron su solidaridad ante esta situación” destacó Moreno, que también señaló el apoyo de la Nación.
Saillén y compañía tenían previsto una reunión con el nuevo Jefe de Gabinete, Jorge Milton Capitanich, pero tras estos acontecimientos, sumados a la nutrida agenda del Premier, decidieron quedarse en Córdoba.