Hacia dónde marcha el peronismo cordobés

p07-1¿Qué quedó de aquel promocionado acto con locro incluido del pasado 1° de mayo en el Panal? ¿Y aquella foto que mostraba juntos a José Manuel de la Sota, Roberto Lavagna, Hugo Moyano y Francisco de Narváez firmando un acta conjunta en el propio despacho del gobernador? De ese incipiente acuerdo y punto de partida del peronismo anti k con el fin de construir pensando en 2015 ya casi ni queda el recuerdo.
Desde entonces hasta hoy pasaron muchas cosas como por ejemplo dos elecciones cuyos resultados fueron poco favorables para la gran mayoría de ese cuarteto, la aparición meteórica del intendente Sergio Massa que terminó siendo el principal ganador de los comicios, la enfermedad de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el posterior regreso con cambios en el gabinete.
Y como si eso fuera poco, los cuatro dirigentes ya casi no hablan por teléfono e intentan acuerdos por otros caminos.
Antes de las elecciones pasadas, Lavagna cortó por lo sano, la hizo fácil y se sumó a la trinchera de un candidato que asomaba como ganador, Massa y su Frente Renovador. Desde allí pretende transitar sus próximos años de la política, en un espacio con dos metas posibles en 2015: Massa busca como premio mayor la Presidencia de la Nación y la segunda opción es la Gobernación bonaerense. Casi nada.
El camionero Moyano volvió a jugar mal. Le pasó lo mismo en 2003, cuando en las presidenciales con tres candidatos peronistas apostó a Adolfo Rodríguez Saá pero terminó ganando Néstor Kirchner. Claro que la necesidad hizo que el entonces presidente y el sindicalista finalmente acordaran. Ahora jugó en la provincia de Buenos Aires con De Narváez como consecuencia de aquel acto del 1° de mayo, y volvió a perder. Claro que las derrotas no lo amedrentan, ya que pocos días después de las elecciones se sacó una foto con el ganador Massa y abre su agenda con otros sectores.
Por su parte, el ´Colorado´ De Narváez intentó ser el camino central entre el kirchnerismo tutelado por el gobernador Daniel Scioli y el massismo en la provincia de Buenos Aires, pero obtuvo el premio consuelo de llegar solito a la banca de Diputado nacional. Claro que en las últimas horas se habla de un posible llamado de Scioli para que De Narváez se sume al gabinete provincial. Esa interminable capacidad del peronismo de reinventarse.
Mientras que De la Sota se mostró calmo y silencioso tras las elecciones del 27 de octubre. Sólo se comentó en sus círculos íntimos de una reunión que mantuvo con Scioli en Buenos Aires antes de viajar a China, pero todo lo hablado ocurrió antes del cambio de gabinete nacional, y eso modificó absolutamente el tablero político.
En los próximos días, el Gobernador tomará dos decisiones. Por un lado el cambio de gabinete del que se sospecha, para encarar los últimos dos años de su tercer mandato. De la Sota buscará retomar la iniciativa de la agenda política con gestión, luego de la instalación del escándalo de los supuestos ´narcopolicías´ y otros temas que fueron complicando la imagen del Gobierno.
Por otro lado se supone que encabezará una reunión con la terna de diputados nacionales que jurarán la semana que viene y comenzarán su mandato el próximo 10 de diciembre. En especial con el exgobernador Juan Schiaretti y el presidente del partido Carlos Caserio, quienes asoman como fuertes operadores en el Congreso de la Nación. La locutora Blanca Rossi luego se adaptará a los lineamientos que bajen desde arriba.
Tal cual lo adelantó el propio De la Sota en campaña, el bloque con esos tres legisladores se denominará Unión por Córdoba, pero será uno de los mini bloques peronistas opositores al kirchnerismo que con el paso de las sesiones y los días se irá transformando en una gran bancada peronista o filoperonista anti K, para intentar ser fuerte, imponer temas en la agenda del Congreso, y sobre todo pensando en un armado sólido con miras a las presidenciales de 2015.
Schiaretti dijo que sería importante que la oposición se reuniera más allá de las diferencias partidarias, siempre y cuando se acuerden una serie de medidas políticas necesarias para transitar los dos años que quedan sin sobresaltos.
Se vienen horas importantes para el PJ mediterráneo, De la Sota es el conductor indiscutido, todos esperan sus indicaciones para alinear la tropa y recomponer el tránsito del gobierno por caminos pedregosos y además los próximos pasos que comience a dar en el turbulento y caliente escenario justicialista nacional.