Clásicos y mediáticos

Por J.C. Maraddón
[email protected]

ilustra temporada veranoBien sabemos por estas regiones que llegados los primeros calores, en la fachada de las salas teatrales de Villa Carlos Paz empiezan a colgarse de las marquesinas los nombres y las fotos de las principales estrellas que animarán la temporada. Y lejos están aquellos tiempos en los que venían a esta zona solo aquellos que habían quedado afuera de la grilla marplatense: desde hace algunos años (sobre todo desde las producciones de Jorge Guinzburg) la cartelera serrana ostenta un índice de famosos que poco tiene que envidiarle a la Costa Atlántica.
Transcurridas ya las ceremonias de lanzamiento del verano 2014 en ambos destinos turísticos, podemos empezar a comparar las características que tendrán las obras y qué apetitos de entretenimiento estarán en condiciones de saciar. Un anticipo de lo que será la masa crítica informativa de los meses estivales, cuando los programas de chimentos pasan a ocupar los horarios centrales, aunque este fenómeno esté dejando de ser privativo de una determinada estación del año.
Flavio Mendoza y Nazarena Vélez pintan como los mandamases del rubro teatral en Carlos Paz, donde en los últimos veranos han hecho pie a través de sus emprendimientos destinados a la diversión de los turistas. Y los dos comparten un detalle en su currículum que los ubica en la sintonía de la frivolidad de las vacaciones: formaron parte de la crew de Marcelo Tinelli, el gran consagrador de figuras masivas que, mientras permanezcan a su amparo, saben que seguirán disfrutando de la popularidad.
Del mismo riñón surge otra de las opciones que tendrá el público que asista a las funciones en el Teatro Holiday, donde tal vez si los espectadores llegaran munidos de un control remoto, la sensación de que están viendo la tele sería completa. Pedro Alfonso, Mariano Iúdica y la sueca Alexandra Larsson, por citar solo tres miembros del elenco, saben que le deben todo a la pantalla chica y que a su amparo encuentran motivos para cualquier travesura que quieran acometer sobre un escenario.
Mientras tanto, el circuito marplatense prefiere apostar a dúos consagrados, a garantes de una taquilla generosa, a apellidos que hace décadas funcionan como un imán para la gente que quiere pasarla bien aunque más no sea durante un rato. De esa manera, las salas principales del balneario bonaerense se diferenciarán esta vez de las de la villa cordobesa, donde abundarán los nuevos brotes florecidos bajo el riego del rating.
Por una parte, Moria Casán y Carmen Barbieri remontan sus biografías a una época en la que el teatro de revistas aún no había caído en desgracia; un tiempo en el que todavía para ver mujeres con poca ropa y escuchar chistes osados había que ir al teatro. Y en otro teatro de la costa compartirán cartel Nito Artaza y Miguel Angel Cherutti, quienes ya han probado largamente que juntos son imbatibles, aunque esta vez hayan abandonado el clásico formato revisteril para adentrarse en el no menos clásico de la comedia.
Si además mencionamos a otros que andarán por Mar del Plata, como Enrique Pinti, Pepe Soriano y Charo López, advertimos que la onda retro se expande, en busca de un turismo adulto que dispone de efectivo y que no se guía tanto por la agenda televisiva a la hora de sacar una entrada. Con solo agregar que otra de las que se sumará a la lista marplatense es Virginia Lago, el concepto cierra por todos lados.
Así, con perfiles bien diferenciados, estos dos polos del teatro veraniego en la Argentina se preparan para un estío en el que, por lo que vaticinan los especialistas, los vacacionantes optarán por viajar dentro del país antes que trasladarse al exterior. Según parece, la balanza de los rumores farandulescos volverá a inclinarse hacia Carlos Paz: mientras los históricos bajan del escenario y se relajan hasta la siguiente función, los novatos saben que para ganarse una foto destacada tendrán que publicitar sus intimidades. Así la rueda sigue girando y, con suerte, alguna vez quedarán del lado de arriba cuando se detenga.