Intendentes K apuntan a blindar caudal propio

Cuando comenzó, el Foro nucleó a más de 80 intendentes. Ahora suman  55. El buen resultado en las elecciones probablemente incremente el número.
Cuando comenzó, el Foro nucleó a más de 80 intendentes. Ahora suman 55. El buen resultado en las elecciones probablemente incremente el número.

La ecuménica reunión K en un coqueto hotel céntrico esta semana dejó el esbozo de un temario que los kirchneristas comenzarán a desandar entre lo que queda del 2013 hasta alcanzar el 2015, cuando se renueve la disputa por los tres Ejecutivos: municipal, provincial y, fundamentalmente para los K, el nacional.
Mientras tanto, el objetivo general es apuntalar la estructura local, dotarla de solidez y extender los dominios de la fe “nac & pop” sobre las “viudas” de los últimos comicios, es decir sobre los sectores políticos con performances deslucidas.
Para el primer tramo de la empresa, entienden los K, es fundamental evitar los escurrimientos disimulados. Los corrimientos son frecuentes entre algunos intendentes, que, con sentido de oportunidad política, mantienen una posición ambigua: “ni delasotistas, ni kirchneristas, peronistas”, sería la frase que sintetiza algunos zigzagueos.
Los dirigentes conocen de las fluctuaciones. He aquí un objetivo particular de la última cumbre. Entienden que es necesario cristalizar su herramienta vincular – El Foro de Intendentes- y así garantizar la pertenencia al kirchnerismo de los jefes comunales afines. Formar un bloque oficial para integrar la mesa Provincia-Municipio sería la solución institucional para asegurar la permanencia de los jefes comunales K o filo K.
El ente, que sirve como canal de diálogo entre los intendentes del interior de un mismo partido y las autoridades provinciales, no cuenta con una silla K. Hasta ahora nunca hicieron un pedido formal. Actualmente tienen representación los jefes comunales radicales, juecistas y los que pertenecen a Unión por Córdoba.
Una muestra más de devoción. Lógica. Si se tiene en cuenta que a principios de año el Foro ostentaba una cifra que superaba los 80 miembros y en el decurso de las dos campañas electorales –con incentivo financiero del Plan Más Cerca de la Nación- la mesa de los caballeros del interior se redujo hasta 55 sillas, es más que entendible la postura de blindarse ante posibles filtraciones.
Vale decir que, a contrapelo de la tendencia nacional, el kirchnerismo parece estar revirtiendo su situación adversa en la provincia. Los más de 15 puntos que cosechó el 27 de Octubre lo colocaron dentro del podio, desplazando a Héctor Baldassi (PRO), su inmediato competidor.
Aún restan ultimar detalles: fecha para realizar el pedido antes las autoridades provinciales y el número definitivo de integrantes del futuro bloque. Los legisladores del Frente para Victoria, Fernando Salvi y José Luis De Lucca, serán los encargados de peticionar por un nuevo lugar en la mesa Provincia-Municipios.
En el Foro conviven distintos sectores, los intendentes peronistas de filiación K, entre los que se cuenta a Ernesto “Tatú” Bernabey (Villa del Totoral) y Gabriel Fernández (Viamonte); aquellos alienados en Forja, Juan Manuel Pereyra (Villa Dolores) es su principal figura, y los jefes comunales independientes y devotos de la Casa Rosada. También entra a tallar aquí Eduardo Accastello, que recientemente fue incorporado como miembro pleno del Foro.