Ejecutivo admitió que “no alcanza” accionar para combatir el narcotráfico

Puricelli_-_jornada_desastres_1_16644El Gobierno nacional admitió que “no alcanza” el accionar para combatir el narcotráfico en el país, afirmó que la “extensísima frontera” del país “dificulta terriblemente el trabajo de las instituciones dedicadas a la seguridad” y deslindó en el Consejo de la Magistratura la responsabilidad por las vacantes de jueces no cubiertas en Salta y Tucumán. La reacción del Ejecutivo surgió tras el reclamo de la Corte Suprema de Justicia para que el Gobierno y el Consejo de la Magistratura “arbitren de modo urgente” las sugerencias realizadas por jueces federales de Salta, Jujuy y Tucumán para luchar contra el narcotráfico y del duro documento sobre el narcotráfico difundido por la Iglesia Cartólica.
En ese contexto, los ministros Arturo Puricelli (Seguridad) y Julio Alak (Justicia); y Julio Postiglioni, subsecretario de Control de Sustancias Psicoactivas a cargo de manera interina de la SEDRONAR, manifestaron sus opiniones en torno a las políticas implementadas por la administración de Cristina Fernández para combatir el narcotráfico. Postiglioni admitió que la “extensísima frontera” del país “dificulta terriblemente el trabajo de las instituciones dedicadas a la seguridad” y dijo que “esta es una actividad delictiva transnacional que mueve altísimas sumas de dinero. Y aquí en la Argentina también se ha dado, pero no quiere decir que estemos en la peor situación”, comparó.
“Es absolutamente injusto pretender instalar que a este Gobierno no le interesa la seguridad”, afirmó, a su vez, el ministro Puricelli porque, agregó, “está preocupado y ocupado”. No obstante, admitió que “no es fácil luchar contra el narcotráfico porque tiene muchos recursos y utiliza mucha tecnología”, mientras aseguró que la administración central está “tratando de seguirle el ritmo”. “Sí hay que decir que no alcanza y siempre falta, pero el Estado está haciendo un gran esfuerzo y es absolutamente injusto decir que no lo está haciendo”, enfatizó Puricelli y señaló que “los expedientes en Salta y Jujuy de la Justicia Federal en 2005 eran 40.002 y en el 2012 fueron de 89.111, eso quiere decir que la cantidad se incrementó significativamente como consecuencia de una mayor actividad de las fuerzas de seguridad”.
Su par de Justicia, Alak, aseguró que “la lucha es intensa” contra el narcotráfico pero “el enemigo es poderoso”, al tiempo que deslindó en el Consejo de la Magistratura la responsabilidad por las vacantes de jueces no cubiertas en Salta y Tucumán. Alak le envió un mensaje al máximo tribunal: “Los que hoy denuncian, sin embargo paralizaron la posibilidad de solución” y agregó en diálogo con radio 10 que “la lucha es intensa, el enemigo es poderoso, tiene muchos recursos”.
De esta manera, el funcionario hizo referencia cuando en junio pasado la Corte declaró inconstitucionales los artículos centrales de la ley de reforma del Consejo de la Magistratura, una norma que había impulsado la presidenta Cristina Fernández dentro del paquete de medidas para “democratizar” la Justicia. “Hoy tendríamos un nuevo Consejo de la Magistratura y no este consejo, porque el que se impulsaba era para garantizar la celeridad en la cobertura, y lo que hoy denuncian, sin embargo paralizaron la posibilidad de solución”, respondió Alak en radio Continental cuando le preguntaron si no se hubiera declarado la inconstitucionalidad de ley de reforma judicial. Asimismo, resaltó: “Respecto a las supuestas vacantes por responsabilidad del Poder Ejecutivo, quiero desmentirlo en forma contundente esa aseveración que se ha hecho”.
La problemática en torno al narcotráfico resurgió luego de que la Iglesia difundiera un duro documento en el que advirtiera sobre el avance de ese flagelo en el país y expresara preocupación “por la desprotección de las fronteras por la demora en dotar de adecuados sistemas de radar a las zonas más vulnerables”.