Duro embate de Mestre contra Provincia

ilustra jure y mestre atacan panalLa letra chica del acuerdo verbal que trabaron el gobernador José Manuel de la Sota y el intendente Ramón Mestre por fondos adeudados, incluía esperar el regreso del mandatario provincial de su viaje al exterior para acordar una cifra consensuada del monto que ambas jurisdicciones se echaron en cara. Claro, la cláusula nada decía sobre el cese de hostilidades.
Cuando parecía que las relaciones institucionales –desde siempre cordiales con punto final a partir la campaña por las elecciones legislativas- podrían llegar a recomponerse luego de la cumbre de la semana pasada, el responsable del Palacio 6 de Julio decidió no mantenerse al margen de la polémica de la semana en virtud de las declaraciones de la nueva ministra de Seguridad, Alejandra Monteoliva. Cabe recordar que en declaraciones a La Voz del Interior, la recientemente incorporada funcionara negó que en la provincia existiese un “narcoescándalo”.
“Si yo digo que no hay baches, prácticamente me pondría en la misma situación que la ministra de Seguridad, quien dice que no hay problemas de narcotráfico en la provincia”, disparó Mestre, irónico. Y agregó: “Yo quiero decirles que a los problemas hay que atacarlos y resolverlos, no se puede tapar el sol con la mano, cada uno que se haga cargo de lo que se tiene que hacer cargo”.
El radical intentó matar dos pájaros de un tiro.
Primero, buscó minimizar el deplorable estado de las calles de la ciudad tras las tormentas recientes al poner en evidencia que existen problemáticas locales más acuciantes. Posiblemente, en la escala de preocupaciones de un vecino común los molestos y cotidianos baches se ubicarán unos peldaños más abajo que la operación de narcotraficantes en los barrios. Una estrategia evidente de reposicionar el foco de atención.
Segundo, Mestre se dio con el gusto de meterse en el sainete de la semana que siguió arrojando novedades en el transcurso de la jornada de ayer. De forma breve, pueden citarse dos: 1) denunciaron penalmente por amenazas a la secretaria Penal del Juzgado Fedreral Nº1, Liliana Navarro. El abogado Julio Deheza explicó que la funcionaria cuestionó su accionar en la causa conocida como los narcopolicías en Córdoba. Y 2) la Corte Suprema exigió al Gobierno nacional que tome medidas urgentes para combatir ése flagelo.
Pero habría más. El mandatario municipal se explayó sobre el tema y allí es donde se descubre el mensaje directo al gobernador que involucra el reclamo cruzado por fondos que no fueron girados.
“Nosotros trabajamos desde la prevención en los centros periféricos, pero evidentemente éste no es un tema que no se pueda atacar desde el municipio, es un tema que se debe resolver entre los gobiernos nacional y provincial. Si no trabajan en conjunto, si se pelean y dejan a los cordobeses en el medio, me parece que no se están haciendo bien las cosas. Por esto, yo insisto con el diálogo”, remarcó con un latiguillo al que recurren en todos los niveles de gobierno involucrados en pugnas por fondos.
Acto seguido, Mestre recordó que recurrirá a la Justicia si la Provincia no paga lo adeudado. ¿Desconfía de que las tratativas lleguen a buen puerto? Al fin y al cabo, sabe que la Provincia, como él, ofrece diálogo pero niega rotundamente cualquier tipo de mora con la ciudad. Conviene recordar que la Municipalidad capitalina, a través de su secretario de Finanzas Diego Dequino, entiende que el compromiso a saldar asciende a los 1.000 millones de pesos.

Sin respuesta
Desde el Panal, prefirieron no echar más leña al fuego. Una importante fuente de Gobierno, aseguró a Alfil que no estaba prevista “institucionalmente” una respuesta a las declaraciones del día de Mestre.
Lo cierto es que nadie respondió.