UNC: ATE aprovecha acefalía gremial

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

Con la Gremial San Martín intervenida desde hace casi 29 meses, la presencia de ATE entre los no docentes comenzó a tomar fuerza. Acéfalos de una conducción, la central obrera amplió su referencia en el sector al encabezar reclamos, como el de los trabajadores del Comedor Universitario; contrastando con el congelamiento y la desafiliación gradual que sufre el histórico gremio universitario, que sólo cuenta en su haber con una lista de pasivos (estimada en $ 9 millones) y, vale decirlo, el aporte mensual de sus asociados, que rondaría los $ 4 millones mensuales.
Con sentido de la oportunidad –aprovechando su crecimiento y la falta de una representación sindical- ahora ATE apunta a lograr su participación en la mesa de negociación de la paritaria local. La semana pasada, luego de haber intentado ingresar en la discusión en otras ocasiones, elevó una nota al Ministerio de Trabajo de la Nación para lograr su incorporación.
Uno de los argumentos centrales que avalan el pedido de la concurrencia es que la central ya cuenta con el código de descuentos en la Universidad –fue aprobado durante la gestión de Carolina Scotto-. Es decir que su empleados pueden realizar los aportes a esta central obrera.
“Siendo una entidad sindical con personaría gremial y ámbito de representación personal y territorial en la Universidad Nacional de Córdoba, de acuerdo a lo establecido en el artículo 2 de nuestro estatuto, que fue aprobado por la cartera laboral no es posible que se nos excluya de dicha comisión ya que constituye una discriminación sindical incompatible con el principio de plurirepresentación y coexistencia de entidades sindicales con personería gremial en el sector público”, reza el comunicado emitido por la entidad.
En una primera instancia, desde la UNC entenderían que no es suficiente este argumento. No obstante, aguardarán hasta conocer la resolución de Trabajo.
ATE está alineada con la CTA que conduce Pablo Micheli, opositora al Gobierno nacional. Allí podría germinar una tensión entre la entidad sindical y el Rectorado. Además de esperar concretar su participación en la mesa paritaria, es entendible que procure mantener encendidos reclamos laborales, como por ejemplo la situación de los contratados, monotributistas y tercerizados de la UNC.

Mesa paritaria
Actualmente, la mesa paritaria viene funcionando con ritmo. Cada 15 días, se reúnen los seis integrantes de la comisión -Alberto León, secretario General; Sergio Obeide, secretario de Planificación, y los decanos Roberto Terzariol (Ciencias Exactas), Gustavo Irico (Ciencias Médicas) y Carmen Vivisián (Odontología), por parte de la UNC, y Alberto Geraiges, como interventor del gremio-.
En lo que va del año, la mesa paritaria arrojó como saldo la regularización de 100 cargos y está pendiente la discusión de otros 40. Esta incorporación contó con el visado directo de la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación, que conduce Martín Gill.