Presidenciables abren sucursales en Córdoba

DYN18.JPGLa polvareda levantada por las elecciones se va disipando y comienza observarse la línea del horizonte, el camino que conduce al 2015, en especial el que tiene como meta final la Casa Rosada.
Las legislativas pasadas permitieron mostrar a una lista de presidenciables como el radical mendocino Julio Cobos, el socialista santafesino Hermes Binner, el peronista cordobés José Manuel de la Sota, y otros tres que parecieran tener ventaja sobre los anteriores: los bonaerenses Daniel Scioli y Sergio Massa y el Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri.
¿Con qué cuentan hoy en Córdoba estos tres últimos candidatos peronistas y filo peronistas?

Daniel Scioli
El gobernador bonaerense es hoy el titular del PJ nacional, lugar que heredó tras la muerte del expresidente de la Nación Néstor Kirchner.
Para este momento político y para las discusiones que se avecinan en el justicialismo nacional, estar allí no es simbólico. Además Scioli jugará un papel preponderante con sus espadas en el cercano congreso del PJ bonaerense.
Mientras todo eso ocurre comienza a planificar su armado nacional, sabe que es clave la provincia de Buenos Aires en cualquier elección pero es necesario armar en el interior profundo porque sus principales competidores en dos años serán dos dirigentes que también tendrán base en provincia de Buenos Aires y Capital Federal, pero también deberán buscar aliados tierra adentro.
En Córdoba el excampeón de motonáutica arranca manteniendo una cordial relación con el gobernador De la Sota. Ambos saben que hasta donde sea posible intentarán pelear espacios por un mismo objetivo: ser presidenciables por el peronismo. Pero al menos por ahora el bonaerense tiene una amplia ventaja sobre el cordobés en la carrera por esa meta: es más conocido y tiene mejor imagen positiva.
No son pocos los dirigentes peronistas de ambas provincias que vienen diciendo desde hace algún tiempo: “le vendría bien al PJ nacional ir a una interna con varios candidatos para comenzar una nueva etapa poskirchnerista y si eso ocurre los dos gobernadores podrían participar”.
El año pasado, en una visita por dos días que realizó Scioli a Córdoba, mantuvo una cena con De la Sota en la residencia del Parque de las Tejas. El diálogo en su momento fue publicado por diario Alfil. Hubo cordialidad, hablaron del futuro del peronismo a nivel nacional, de la función de los dos gobernadores, y de los inconvenientes de mantener una buena relación con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
También hay un hombre de confianza de Scioli que viene con mucha frecuencia a la provincia por diferentes razones: es cordobés, visita a familiares y amigos, además de ver a su querido Belgrano. Hablamos del recaudador Santiago Montoya. Él organizó varias reuniones y movidas políticas previas a las elecciones en la provincia, como por ejemplo mantener reuniones con la edil Olga Riutort. No mucho más que eso.
Otra cosa que permitió hacer Scioli en la provincia fue a comienzos de este año el lanzamiento de “La Juan Domingo” para lo que llegaron a la ciudad dirigentes y legisladores de segundo orden y mantuvo reuniones con jóvenes peronistas cordobeses. Pero todo quedó allí porque la conducción de “La Juan Domingo” bonaerense rompió con Scioli para irse con Massa. Igual ese grupo de dirigentes cordobeses está dispuesto a seguir dialogando con el sciolismo central.
Además de una buena relación con De la Sota, el Gobernador bonaerense mantiene un buen vínculo con Juan Schiaretti. Incluso antes de que falleciera Néstor Kirchner y proyectando las presidenciales de 2011, se hablaba de una posible fórmula Scioli-Schiaretti. Todo eso ya es pasado pero desde entonces mantienen un buen vínculo.
Otro detalle: alguien que desde hace tiempo busca acercarse al bonaerense es el intendente de Villa María, Eduardo Accastello. Incluso lo había invitado el verano pasado para que ambos inauguren el Festival de Peñas. Finalmente el Gobernador no llegó. No convenía mostrarse con un intendente que en ese momento tenía el diálogo cortado con la Casa Rosada, y no se hablaba con el gobernador De la Sota.
¿Armará alguna estructura propia Scioli en Córdoba? ¿O arreglará directamente con el peronismo local sentándose a conversar con De la Sota? Una fuente sciolista con despacho en la provincia de Buenos Aires le aseguró a este diario que “Daniel deberá tener su propia estructura en Córdoba más allá de lo que pasé en el futuro con De la Sota y el peronismo cordobés.

Sergio Massa
Por si quedaban dudas, el intendente de Tigre, máximo ganador a nivel nacional de las pasadas elecciones, remarcó que irá por afuera del peronismo. De esa manera da a entender que su sueño de estructura política será multicolor, como aquel viejo y fallido armado de la Alianza que había sembrado esperanza nacional tras una década menemista.
Simultáneamente volvió a correr en Córdoba la fuerte versión de la buena relación entre Massa y el intendente de Córdoba, Ramón Mestre.
El tigrense parece buscar en Córdoba la adhesión de sectores no peronistas y esto se fundamenta en varios puntos:
Hay buena onda que vienen mostrando en público y en privado Massa y Mestre. Incluso algunos instrumentos de gestión exitosa que practica el bonaerense en su ciudad comenzaron a aplicarse desde el Palacio 6 de Julio, claro que sin tanto éxito. Uno de ellos fue el sistema informático de liquidación salarial.
Ya se vieron varias veces, como por ejemplo meses atrás cuando Massa llegó a Córdoba para participar de un encuentro del sector agropecuario. En esa oportunidad se volvió a ver con Mestre.
Pero también en esa visita a Córdoba, comentaron que Massa aceptó un encuentro con De la Sota, tan privado que se conoció muy poco. Al parecer fue una cena, y según supo Alfil de boca de un hombre cercano a De la Sota, en la oportunidad los dos dirigentes hablaron claro, y ya por entonces Massa se mostraba con intenciones de jugar fuera del PJ. Dicen que allí el tigrense le dijo a de la Sota que entre ellos dos no había ningún tipo de posibilidad de hacer nada juntos con miras al futuro. Como para que no queden dudas.
La señal de Massa hacia Mestre y haber dicho que no jugará dentro del peronismo dejó en posición muy incómoda a un joven intendente peronista cordobés que siempre se perfiló como un massista de la primera hora. Hablamos del jefe comunal de San Francisco, Martín Llaryora. Mantuvo varias reuniones con Massa en Buenos Aires y hasta se publicaron fotos de los dos juntos. Incluso el nombre que utilizó Llaryora en las PASO para enfrentar a Unión por Córdoba se llamó Frente Renovador, el mismo nombre que usó el intendente de Tigre en las pasadas elecciones. ¿Le habrá caído bien a Llaryora que el intendente de Tigre tirara a correr la versión de su preferencia en Córdoba por intendente Ramón Mestre y no por él?
Según comentarios cercanos al Panal, De la Sota podría llegar a ofrecerle a Llaryora un ministerio para el próximo gabinete provincial. ¿Aceptará esta vez a De la Sota? Muy cerca del joven dirigente aseguran que no lo tiene decidido. ¿Y si le ofrecen Desarrollo Social u otra cartera bien política de alto impacto dirá que no? Llaryora podría ser una buena pata peronista para Massa en la provincia, pero si acepta formar parte del gabinete de De la Sota terminará cortando el vínculo con el bonaerense.

Mauricio Macri
La situación del Jefe de Gobierno porteño es singular, a diferencia de los anteriores ya armó una estructura en Córdoba. Lograron habilitar la Casa de Buenos Aires en Córdoba, un área de gestión con fines políticos, cuya directora es Laura Rodríguez Machado, quien fuera la segunda candidata a diputada nacional. Luego fue tomando forma partidariamente Unión PRO que consiguió una banca en el Congreso de la Nación para el exréferi de fútbol Héctor Baldassi. Además con bloque propio tiene un legislador provincial, el exintendente de La Carlota Javier Pretto, hombre de la Ucedé que ingresó a ese lugar formando parte de la lista sábana de Unión por Córdoba.
El hombre de Macri con responsabilidad de armar en Córdoba es Nicolás Massot, y él consiguió un importante aliado aquí: el hoy empresario Lito Dalesandro, histórico dirigente peronista de la ciudad que mantuvo a lo largo de los años un enfrentamiento interno con De la Sota.
La cosecha de votos y conseguir un diputado fue muy bueno como debut para el partido de raíz porteña en la provincia, pero hasta el momento no muestra referentes con vuelo para poder ir por más. Baldassi dejó en claro que no cuenta con condiciones para en 2015 ir por una candidatura a Gobernador. Sería poco creíble. Los referentes con trayectoria y formación, como por ejemplo Rodríguez Machado y otros, vienen de la vieja Ucedé y otros del partido Demócrata.
Un futuro acuerdo entre Macri y de la Sota pensando en 2015 es casi imposible. Estuvieron a punto de ir juntos en las pasadas elecciones pero finalmente el Jefe de Gobierno porteño dijo que no.