El quinteto K en carrera para el 2015

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

Como Estela Raval y los Cinco Latinos, Scotto, Fresneda, Accastello, Saillén y Gill.
Como Estela Raval y los Cinco Latinos, Scotto, Fresneda, Accastello, Saillén y Gill.

El resultado de las elecciones legislativas sirvió para despejar una incógnita al interior del kirchnerismo local. Antes de los comicios -inclusive antes de las Paso- en el Frente para la Victoria (FpV) convivían referentes de distinta talla, sin ningún orden jerárquico y cuya capacidad electoral no era cuantificable. Los números del 27 de Octubre sirvieron para echar luz y dejar en claro quiénes serán las referencias K que tendrán a su cargo la consolidación del oficialismo nacional en Córdoba.
El quinteto integrado por Carolina Scotto, Martín Gill, Martín Fresneda, Eduardo Accastello y Mauricio Saillén asoma como el bendecido por la Casa Rosada -resultados mediante- para hacerse cargo de esta empresa. Los cinco serán las espadas K en un territorio que otrora le fuera hostil al gobierno nacional y ahora da cuenta de una nueva tendencia.
Cada uno de estos alfiles tiene un rol asignado, un territorio, una órbita de acción y un ascendente en la Casa Rosada. De cara al 2015, tendrán a su cargo la tarea de sembrar nuevas voluntades para el modelo nacional y popular y reforzar y afianzar los vínculos que lograron tejer hacia fines de octubre. Ya lo anticiparon Scotto y Accastello la noche de los comicios: están dispuestos a conversar con todos los sectores. La tarea será difícil.

Expandir la imagen
El conocimiento de la exrectora creció considerablemente en el tramo de las primarias a las generales. En este sentido, seguramente buscará sacar rédito de su lugar en el Congreso para mejorar su imagen y posicionarse. Algunos colaboradores de la diputada electa anticipan que mantendrá su discurso de hincar sobre los errores del gobierno provincial.
Si bien en Capital fue donde el kirchnerismo sacó menos cantidad de votos -en comparación con el interior-, algunos ya señalan la posibilidad de que se postule a la intendencia dentro de dos años.

Resto nacional
El secretario de Derechos Humanos de la Nación es otro de los ungidos por Balcarce 50. En su haber tiene un cartera clave para el relato K y el favor del secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos “Chino” Zannini, uno de los integrantes de la mesa chica del gobierno.
De no ser por su estratégico cargo, podría haber sido el primer candidato a diputado. Finalmente su responsabilidad fue organizar la campaña de la Capital. Los negativos resultados de las primarias le habrían restado un valor a sus acciones, que luego procuró remontar con trabajo territorial. Además es el líder de la Jauretche, una de las principales organizaciones K.



El principal beneficiado
Gill fue el más beneficiado por esta elección. Haber alcanzado la segunda banca no estaba en los planes de la mayoría de los kirchneristas. Pero algunas versiones señalan que posiblemente no asumirá. Su desempeño al frente de la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación le valió la buena consideración de la presidenta. Conservar ese cargo quizás le garantice una mayor proyección política.
Pero hay otro dato a destacar. El ex rector de la Universidad de Villa María también goza de buenas referencias adentro de las filas del peronismo cordobés, principalmente por su vínculo con Accastello. Un plus que los otros dos dirigentes no tienen. Una alternativa sería disputar la intendencia de la ciudad del sureste provincial.

El candidato
El intendente de Villa María es la figura más estable. Su poderío dentro de su coto –el departamento General San Martín- era por demás conocido, pero sus acercamientos con el Panal a principios de año generaron suspicacias entre la ortodoxia K, que no soporta ciertos coqueteos.
Un día después de los resultados, Accastello lanzó su candidatura a gobernador para el 2015. A medida que se aleja de su órbita de influencia, su dominio territorial decrece. No obstante sabe que la herramienta para poder aspirar a la principal magistratura de la provincia es el justicialismo.

El brazo gremial
Por su parte, Saillén también le aporta peronismo a la estructura del FpV, en este caso de extracción sindical. El despliegue del dirigente gremial, en tándem con el abogado Ricardo Moreno, redundó en un incremento de varios puntos en la capital.
La intención del titular del CGT Rodríguez Peña está en sintonía con la de Accastello: jugar adentro del PJ en 2014. Para ello Saillén aguarda una serie de reuniones con Antonio Caló para concretar el lanzamiento de las 62 organizaciones, que fungirá de brazo gremial del kirchnerismo.

Actores secundarios
De los cinco diputados nacionales K, que por cierto estuvieron ausentes durante toda la campaña, sólo uno asoma con un rol importante. Fabián “Pipi” Francioni asumiría un papel secundario en este esquema. Mientras que el tercer candidato del FpV, Ernesto “Tatú” Bernabey, también entraría en el mismo rubro.
De todas formas, habrá que ver cómo decanta este posible esquema. De aquí al 2015 hay figuras que pueden subir y otras que pueden quedar en el camino.