Adelantan concesión definitiva del transporte: fin de mes

Por Yanina Passero
[email protected]

El equipo de gobierno y los oferentes durante la apertura de sobres en abril.
El equipo de gobierno y los oferentes durante la apertura de sobres en abril.

El proceso de licitación del sistema de transporte que encaró la actual administración municipal atravesó momentos tumultuosos, sobre todo por los focos de conflicto sostenidos por la UTA, primero por la disolución de la estatal Tamse; después, por el proceso en sí mismo. Los vecinos pueden dar fe de lo expresado.
El desembarco anticipado de las empresas foráneas Ersa y Autobuses Santa Fe a través de la formación de una UTE -con 200 colectivos cero kilómetros de regalo a los golpeados usuarios- ocurrió con la promesa de revertir la condición permanente de rehén que detenta el vecino cordobés que observa impotente como el gremio de los choferes tiene la última palabra sobre la prestación del servicio si entiende afectados sus intereses sectoriales.
Los acontecimientos recientes demostraron que el saneamiento del sistema demandará mayores esfuerzos que los sospechados. Al fin y al cabo, la UTA comandada por Alfredo “Cuchillo” Peñaloza se maneja con total impunidad y no se logró reducir en niveles tolerables su capacidad de sacar de la galera excusas para una medida de fuerza, independientemente de los actores en escena, ya sean del Estado o el sector privado.
El tercer paro en un mes del sindicato por recibos de sueldo mal liquidados por parte de Ersa, finalizó ayer pasado el mediodía. Fue necesaria la intervención del Ministerio de Trabajo con la declaración de la ilegalidad de la medida y las posteriores amenazas del sector empresario de aplicar sanciones a los trabajadores rebeldes.
El responsable de la cartera laboral, Adrián Brito, aseguró que se constataron errores en 250 liquidaciones. Acto seguido, la oposición en el Concejo Deliberante aprovechó la oportunidad para cuestionar a la empresa recién llegada (ver aparte). El manto de duda que tejieron los choferes, parte interesada y per se reticente a todo cambio, y la catarata de pedidos de informe de los ediles puso sobre la mira a los nuevos empresarios presentados como la pata fundamental para dar un giro completo al conocido y desgastado sistema de transporte urbano.
El episodio indeseable de ayer dejó más dudas que certezas, pues los argumentos que esgrimían dirigentes sindicales, empresarios y autoridades municipales no contribuían a esclarecer la nueva pugna. Sin elecciones de por medio, fuentes del Palacio 6 de Julio no descartaron que se llevara adelante “una campaña de desprestigio contra la firma” y, en definitiva, un nuevo brote en contra de la licitación.
Es que en pocos días, el cronograma de adjudicación del nuevo sistema de trasporte quedará consumado. Un poco antes de lo previsto ya que se hablaba de diciembre en adelante. Altas fuentes del gabinete mestrista, anticiparon a Alfil que en la última semana de noviembre se estaría sustanciando la adjudicación a las cordobesas Ciudad de Córdoba y Coniferal y a las dos firmas litoraleñas Ersa y Autobuses Santa Fe con la rúbrica del contrato pertinente.
Si el plazo marcado se concreta según las aspiraciones oficiales, la Municipalidad se abocará a la licitación del servicio de higiene urbana, postergado por la necesidad de no abrir en simultáneo frentes de conflicto.
Como se preveía, el desenlace del proceso no admitiría sorpresas y las firmas beneficiadas deberán iniciar la instancia de capitalización e inversión que permita la explotación del servicio desde marzo o abril hasta el 2024.

Comunicado oficial

En la tarde de ayer, Mestre emitió un comunicado por el conflicto de los empleados de la ex-Tamse. “El conflicto entre la ex Tamse y sus trabajadores deja una vez más en evidencia las irracionalidades en el que un conjunto de organizaciones llevan a una gran parte de los vecinos de la ciudad a quedar de rehenes de un sistema que nunca puso a los usuarios en el lugar donde se respeten sus derechos. En la misma trampa queda atrapada la Municipalidad que en su obligación de garantizar un servicio básico como es el transporte público de pasajeros, queda sin herramientas para obligar a que se restituya el servicio”, se disculpó el intendente.
Y prometió: “Claramente, este intendente tiene la voluntad definitiva de cambiar un sistema que hace rato dejó de ser útil a los vecinos (…) Sé que no será fácil (…) Si este es el costo que tengo que pagar lo voy a pagar, pero Córdoba va a tener un nuevo sistema de transporte que sirva al vecino. Ese es el compromiso que asumí con usted y lo voy a cumplir”. Además, multará a la empresa.