Enroque Corto

Mentiritas publicitarias piadosas

enroqueLa militancia radical sonrió ayer apenas salieron los spots televisivos de campaña de su partido. Advirtieron algunas menudencias que por supuesto el electorado no sabe, pero que en el interior de la fuerza todos conocen.

La pieza audiovisual que muestra a la segunda de la lista 3, Soledad Carrizo, hace hincapié en que ella cumple su segundo mandato como intendenta de Quilino y que fue quien le llevó la red de gas natural al pueblo.

“La Sole trajo el gas natural”, dice en el segundo 12 de la publicidad una persona de sexo masculino que habla como vecino de la localidad del norte cordobés, y que aparece parado en una plaza cuyo fondo está difuminado.

Sin embargo, todos indican en la UCR que la persona es Norberto Barrionuevo, quien milita con Ismael y Carla Abugauch en la seccional quinta de la capital, y que el spot no fue hecho en Quilino, sino en la plaza de Argüello”.

Algo similar sucede con la publicidad de Gerardo Bellocq, cuarto candidato. La que sale hablando las bondades de la gestión del dirigente en la comuna La Cautiva es…. “Nena” Maldonado, histórica militante de las seccional 12, de barrio Coronel Olmedo, que trabaja con Diego Mestre.

Conformidad publicitaria

El dirigente juecista tenía una alegría indisimulable. Primero, porque ayer alcanzaron buen protagonismo mediático por los fuegos cruzados entre el senador nacional Luis Juez y el gobernador José Manuel de la Sota, luego de que el exintendente vinculara el asalto que sufrió su hermana con las denuncias que viene realizando de connivencia entre el poder político y el narcotráfico. Segundo, porque los spots  publicitarios de campaña son entendidos por la cúpula juecista como un “regreso a su esencia”.

Dirigente juecista: Nosotros vamos a denunciar y a plantear propuestas que corrijan el desbarajuste del peronismo en Córdoba. Honestamente, estoy muy contento porque en esta campaña recuperamos nuestra postura de coraje y denuncia, que siempre nos caracterizó.

Periodista: Supongo que se rodearon de mejores publicistas que para la campaña de las Paso.

DJ: Mire, ni me hable de ese tema. En la campaña pasada se cometieron muchos errores. Ya habíamos hablado de que no se logró asociar a Ernesto Martínez con Juez, entre otras nueces. Para esta segunda vuelta intentamos corregir esto y a la vez tomar los elementos que nos definen como partido.

P: Despejada la variable socialista pudieron jugar mejor con eso.

DJ: Despejadas otras variables que también pesaron para que cometiéramos torpezas publicitarias.

P: Coco Cabrera, por ejemplo.

DJ: (Risas) Por suerte no tuvo ni voz ni voto en esta campaña. ¡Qué se vuelva al Partido Obrero!

Difícil empresa radical en San Justo

El dirigente radical, a cambio de no dar precisiones sobre él, contó al periodista algunos detalles de la reunión que junto a muchos otros compartió con el intendente Ramón Mestre en el Palacio 6 de Julio.

Radical: Si me va a preguntar si hablamos del tema Cossar, le aclaro que obviamente que no. Si hay preocupación por el impacto que eventualmente pudiera tener en la campaña, de ese tema no se dijo ni una palabra.

Periodista: ¿Y de qué hablaron?

R.: De la campaña, claro. Estaba Mestre y había un variado repertorio dirigencial: desde diputados nacionales hasta legisladores provinciales, pasando por autoridades partidarias. En especial se había convocado a los dirigentes del departamento San Justo y de las seccionales Once y Doce. Participó Diego Mestre pero no Oscar Aguad.

P.: Capaz que Aguad no fue porque había cuestionado feo los resultados en San Justo.

R.: No sea mal pensado: tenía un compromiso en la televisión.

P.: Pero es cierto que en San Justo les fue muy mal.

R.: Muy cierto. Hugo Madonna, el ex intendente de San Francisco, dejó el radicalismo hecho bolsa. Cuesta recuperarse. Pero para hacerlo hay que meterle más entusiasmo. Además, tenemos una ventanita abierta.

P.: ¿Cuál?

R.: El doble discurso de Martín Llaryora, que en las PASO se promocionaba como la renovación del peronismo y ahora aparece en las publicidades como el delfín de José Manuel de la Sota y de Juan Schiaretti. Esa contradicción hay que explotarla.