Cristina presidió acto con sus candidatos en ciudad de Buenos Aires

p09-1La presidenta Cristina Fernández advirtió que su gobierno se hace “cargo de todo, los que hicieron otros y lo que hacemos nosotros” por lo que pidió a la dirigencia en general trabajar “por la armonía y la paz social” porque “armonía es paz social”. “Este gobierno se hace cargo de la Argentina sin beneficio de inventario y lo vamos a seguir haciendo”, prometió la jefa del Estado, al tiempo que advirtió que “la armonía es lo más difícil de alcanzar porque requiere equilibrio, serenidad, requiere paz y mucha voluntad y mucho hacer por los demás”.
Fernández de Kirchner habló así al inaugurar, en la villa 21, ubicada en el barrio porteño de Barracas, un Centro Cultural que será la nueva sede de la Secretaría de Cultura de la Nación. En su primer acto, luego de participar en Rusia de la Cumbre del G 20, la Presidenta se mostró de muy buen humor y acompañada por los primeros candidatos oficialistas para cargos electivos en la ciudad de Buenos Aires Daniel Filmus, Juan Cabandié y el excanciller Jorge Taiana.
“Estamos saldando una pequeña parte de la inmensa deuda que tiene el Estado para con los sectores vulnerables” dijo, “tenemos que buscar que nadie se sienta mal, que nadie rechace a nadie”. En este sentido entonces, reclamó a la dirigencia “trabajar todos juntos para lograr la armonía porque esto es lo que queremos, armonía social que es paz social”.
En su mensaje, la jefa del Estado resaltó en varias oportunidades la importancia de las obras en “la villa más importante de la ciudad de Buenos Aires” y, luego de destacar el Centro Cultural, anunció la firma de un convenio con AYSA para que “12.000 habitantes” de ese barrio “tengan agua potable y cloacas”. “Este tipo de obras y la cultura para todos” son parte de “la armonía y la paz social”, dijo y calificó de “milagro” lo logrado porque “es la primera vez que el Estado llega con una presencia activa” a ese lugar que padece de deficientes estructurales para las miles de personas que allí habitan.
Al bendecir las nuevas instalaciones, el Padre Pepe -ex párroco de la Villa 21- deseó que “el Papa Francisco estuviera aquí presente” porque fue una presencia activa en ese barrio cuando era el cardenal Jorge Bergoglio. A su turno, la presidenta le aclaró que “es un milagro que hemos hecho nosotros, los seres humanos” y explicó que “es milagrosa porque es la primera vez que el Estado llega con una presencia activa a una Villa como la de Barracas”.
“Me llena de orgullo, hemos logrado sorprender, asombrar, hacer creer a un cura en la política, ésto lo hizo la política con mayúsculas”, aseguró. En otra parte de su discurso, la jefa del Estado confesó que en las elecciones de 1973, cuando el candidato era Juan Domingo Perón, prefirió votarlo “desde la izquierda” con la boleta del Frente de Izquierda Popular y no con la del Partido Justicialista. “Mañana me matan, pero tenía que decirlo, sino reventaba”, bromeó y explicó que para ese comicio “luego de la renuncia de Héctor Cámpora, hubo una lista, además de la del PJ, la del FIP que lideraba el dirigente Jorge Abelardo Ramos, cuya consigna era “vote a Perón desde la izquierda”.
Finalizado el acto, y antes de retirarse del lugar, Cristina Fernández se detuvo para dirigir unas palabras a quienes no habían podido ingresar. “Muchas gracias por tanto amor, por tanto afecto que ayuda a curar algunas heridas o a curar algunas otras cosas que nos ocurren todos los días”, dijo.