Pozzi será el Adjunto que reemplace a Decara mientras busca reelección



Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

04 hugo pozzi 03-09
El ex legislador radical, Hugo Pozzi, ocupará interinamente el cargo de Decara.
La semana que viene asomaba como la del despegue de Patricia Calandín, pero Decara ya resolvió que renuncie y que Pozzi sea el nuevo Adjunto, por lo que quedará en el primer lugar de la línea sucesoria justo el día antes de la acefalía. Calandín, de todas maneras, no sería desafectada de la institución, y cumpliría nuevas funciones.

Previsiblemente, la Legislatura no eligió ayer el nuevo Defensor del Pueblo, por lo que el radical Mario Decara concluirá el mandato 2008-2013 el martes y será reemplazado en sus funciones por el Adjunto. El Adjunto, y no la Adjunta, pese a que la actual segunda en el cargo es Patricia Calandin, porque Decara, antes de retirarse, la cambiará por Hugo Pozzi.
(Viene de Tapa)
En 2005, Nelson Filippi dejó la Defensoría del Pueblo y a su lugar lo ocupó la Adjunta Jessica Valentini hasta 2008, cuando después de una injustificada demora la Legislatura eligió a Mario Decara. El interinato de Valentini fue tan largo que la proyectó políticamente, permitiéndole contar con la oportunidad de secundar en la fórmula municipal de 2007 a Ramón Mestre, lo que desaprovechó en beneficio de la movilera radial Olga Rista.
Ahora se presenta un escenario, en principio, parecido, ya que Decara se va de la Defensoría y no hay nadie elegido para el cargo; otra vez, premio para el Adjunto. ¿Hasta cuándo? Hasta que lo disponga el delasotismo, que tiene mayoría en la Legislatura y puede, con ella, impulsar o frenar el proceso. Por lo pronto, nadie espera que haya novedades hasta después de los comicios de diputados nacionales del 27 de octubre, pero luego se precipita el fin de año y entonces aparece como imprecisa la conclusión del interinato del Adjunto.
Decara llegó a la Defensoría del Pueblo por un acuerdo entre el peronismo y el nicolacismo, que manejaba en 2008 una porción suficiente del bloque de legisladores. Para el cargo de Adjunto, Decara nombró a Patricia Calandin, dirigente de la UCR de Río Segundo que lideraba Hipólito Faustinelli, por entonces presidente del bloque de legisladores y aliado político de Miguel Nicolás. Pozzi, también asociado al nicolacismo, en 2009 reemplazó a Faustinelli como titular de la bancada cuando éste asumió como diputado nacional, y en 2011, al dejar él la silla en la Legislatura fue designado Director del Interior de la Defensoría del Pueblo. Todo muy endogámico.
La semana que viene asomaba como la del despegue de Patricia Calandín, pero Decara ya resolvió que renuncie y que Pozzi sea el nuevo Adjunto, por lo que quedará en el primer lugar de la línea sucesoria justo el día antes de la acefalía. Calandín, de todas maneras, no sería desafectada de la institución, y cumpliría nuevas funciones.

El nuevo Defensor
Mientras tanto, Decara planea su reelección. Días atrás, un grupo de intendentes de su departamento, Punilla, enviaron una carta a los legisladores radicales, con copia a Ramón Mestre (formalmente como presidente del Ente de Intendentes), al titular del Comité Central, Alberto Giménez, y hasta al jefe de la bancada Unión por Córdoba, Sergio Busso. Ése fue el primer episodio de una posible serie de cartas similares para repetir el procedimiento realizado en 2008. La opinión decisiva en la UCR será, claro, la de Mestre.
Pero esta vez, a diferencia de 2008, el peronismo no está lejos aritméticamente de conseguir la cantidad de votos necesarios en el recinto para elegir un Defensor del Pueblo que no sea radical. Este funcionario debe surgir con el voto de los dos tercios de los legisladores (47 sobre 70), aunque en 2008 se lo hizo con la proporción tomada sobre los presentes, por lo que se facilita ahora la empresa de Unión por Córdoba, si así quisiera hacerlo para ocupar un nuevo y cada vez más amplio espacio político, como lo indica la naturaleza.