Presión tributaria infértil: ingresos propios crecieron 27,8% (sólo la inflación)

Por Daniel Zen
[email protected]

alfil06-07.inddLa gran presión tributaria que imprimió la Municipalidad desde inicios de 2012, o lo que es lo mismo, el importante esfuerzo de los contribuyentes que cumplieron el pedido del radicalismo de pagar más, fue prácticamente en vano.
Sucede que los ingresos propios de la comuna, esos que vienen de los tributos que pagan los ciudadanos, apenas crecieron 27,83%. Se indexaron a la inflación. Nada más.
Datos oficiales. Ejecución presupuestaria 2011 (web municipal) y Cuenta general del Ejercicio 2012 (expediente enviado por el Ejecutivo municipal al Concejo Deliberante), aunada por Alfil.
Los gastos de todo tipo (desde el personal hasta las lamparita de luz) también se acomodaron a la inflación. Conclusión: la administración de la ciudad no tiene mayor capacidad adquisitiva que en la gestión anterior, si se habla de recaudación genuina.
No son pocos los que señalan que el secretario de Economía, Diego Dequino, goza de prestigio en ámbitos académicos por su solidez teórica. Sin embargo, a la luz de los números que su cartera expidió y que forman parte del cuerpo de este artículo, en el plano de la praxis las cosas parecen ser diferentes.
A la vista está su gestión: Hacienda subió los tributos de manera muy importante; la recaudación no mejoró la capacidad adquisitiva real de la Municipalidad; la inflación sigue su curso; el margen de tolerancia vecinal para volver a reajustar es ahora magro.
Los mayores afectados por el quehacer del equipo del economista son, primero, los ciudadanos que pagan pero no reciben en la misma medida del esfuerzo (¿subió la morosidad?); luego, el intendente Mestre, quien pone en juego al gestionar su capital; finalmente, la Unión Cívica Radical, necesitada un buen gobierno en esta ciudad para terminar de reponerse tras años de no gobierno (máxime luego de haber perdido con el PJ en esta ciudad las internas obligatorias para las elecciones legislativas de octubre).

Números oficiales
La planilla de “Ejecución de recaudación al 31 de diciembre de 2011” que ofrece la Municipalidad de Córdoba en su sitio web, submenú Economía, y que fue construida por la actual gestión, indica que el total de recursos de “jurisdicción municipal” (los llamados “propios”) ese año fueron $1.596.667.867.
El expediente de la Cuenta General del Ejercicio 2012 que ingresó al Concejo Deliberante y que espera por ser aprobado, indica que en ese año contable los ingresos propios sumaron 2.040.956.822.
Es decir que mejoraron en $444.288.961. Un 27,83%, como indicábamos.
Para lograr ese incremento apenas inflacionario, la secretaría de Economía efectuó un “reordenamiento tributario” vasto. Véase.
En la tasa que incide sobre los inmuebles se ajustaron bases imponibles y se tocaron las alícuotas. El incremento llegó en algunos casos al 100%. Se recaudaron casi $75 millones menos de lo previsto (lo presupuestado fue $801.508.688; lo producido fue $714.615.117).
En la tasa que incide sobre la actividad comercial (“comercio e industria”), y que se actualiza sola al calor de la inflación, se subieron los mínimos. La franja de contribuyentes que paga dicho mínimo es la más numerosa.
Se creó el “impuesto municipal al agua”, cuyo nombre contable es “Contribución para la financiación de infraestructura sanitaria y cloacal”. Las cuentas de Aguas Cordobesas de esta capital pagan un 10% sobre su factura desde 2012.
La tasa que cae sobre los automotores también se actualizó, y lo que produjo fue un 38,7% más que en 2011.
También se elevaron tasas de actuación administrativas, multas y otros tributos.