Cristina, más atenta al poder que a los votos



Por Rosendo Fraga
para nuevamayoria.com

La prioridad política de la Presidenta está en frenar la fuga de gobernadores, intendentes, legisladores y sindicalistas hacia la oposición y en particular en dirección a Massa.
La prioridad política de la Presidenta está en frenar la fuga de gobernadores, intendentes, legisladores y sindicalistas hacia la oposición y en particular en dirección a Massa.

A dos meses de las elecciones legislativas, se afianza la idea de que se confirmará la derrota anticipada en las PASO. Las cuatro encuestas que se han hecho públicas desde el 11 de agosto sobre la provincia de Buenos Aires muestran que la diferencia a favor de Massa se amplía y estaría entre los 7 y 11 puntos. Como antecedente, el resultado de las primarias en 2011 evidenció que por lo general quien las gana aumenta su ventaja en las elecciones que se realizan dos meses y medio después. Además, Massa puede crecer sobre los votantes de Narváez y eventualmente a costa de los de Stolbizer, mientras que Insaurralde, el candidato del oficialismo nacional, no tiene otras fuerzas sobre las cuales crecer. Los gobernadores justicialistas ven con preocupación el costo que pagarán en octubre por su alineamiento con el gobierno nacional y comienzan a elaborar estrategias para “provincializar” sus campañas. Es posible que alguno de ellos logre revertir el resultado desfavorable, pero frente a un aumento de la ventaja de Massa en la provincia de Buenos Aires, ello no será eficaz para revertir el efecto de derrota sobre el Kirchnerismo. Para la Casa Rosada, si el resultado del FPV el próximo 27 de octubre en lugar de ser 26% es dos o tres puntos más o menos, no es lo fundamental.
La prioridad política de la Presidenta está en frenar la fuga de gobernadores, intendentes, legisladores y sindicalistas hacia la oposición y en particular en dirección a Massa.
Entre los gobernadores justicialistas hay dos que enfrentaron a Cristina antes de las PASO (los de Córdoba y San Luis) y ahora se ha sumado el de Santa Cruz (Peralta). También se ha sumado a Massa el candidato ganador del peronismo disidente en Chubut (el ex gobernador Das Neves). Pero por ahora los demás siguen formalmente alineados con el gobierno nacional, aunque hoy busquen provincializar sus campañas y tomar distancia del gobierno nacional.
De los intendentes justicialistas del Gran Buenos Aires todavía ninguno abandonará el FPV antes del 27 de octubre (sólo lo hizo un ex intendente ultra-K, Ishii). La clave de ello la dio públicamente el experimentado intendente de Tres de Febrero (Curto), quien dijo: “los intendentes que se vayan con Massa lo van a pasar muy mal los próximos dos años”.
La veintena de jefes comunales que se han sumado al Frente Renovador del intendente de Tigre no sólo han dejado de recibir los fondos para obras que distribuye el ministro de Planificación e Infraestructura, sino que ahora también sufren la reducción de los fondos que gira la Gobernación bonaerense a las comunas. En cuanto a los legisladores nacionales, la situación todavía es incierta y el Ejecutivo ha optado por no convocar las cámaras hasta tener la certeza de que sigue teniendo la mayoría. La reunión con las entidades empresarias y las dos centrales sindicales oficialistas -de la que fueron excluidos el campo y las tres centrales sindicales opositoras- convocada por la Presidenta en Santa Cruz, buscó dar una señal de poder dirigida a detener o demorar la fuga hacia Massa en el ámbito político. Para el oficialismo, la carrera dentro de sus propias filas por la Presidencia en 2015 es una amenaza que no ha podido contener.
El gobernador de Buenos Aires (Scioli) ha insistido en que el candidato a Presidente del Peronismo debe ser electo mediante una interna en las PASO de 2015. Al mismo tiempo, ha dicho que va a trabajar para que la Presidente “termine bien su mandato”, algo que generó sordas críticas dentro del oficialismo nacional. También ha hecho saber que, en su condición de Presidente del PJ, convocará a su Consejo Nacional y a sus gobernadores para analizar la perspectiva de las elecciones legislativas. Scioli toma la iniciativa, temiendo el fortalecimiento de Massa como alternativa presidencial. Dos senadores provinciales (Álvarez y Goicoechea) que integran la agrupación política La Juan Domingo se han sumado a Massa, con lo cual el oficialismo (nacional y provincial) pierde la mayoría en su cámara. El intendente de Tigre ha dicho que la candidatura presidencial no se debe discutir ahora, pero los sondeos muestran que él y Scioli son las dos figuras con más intención de voto para Presidente. Uno de los gobernadores más kirchneristas (Capitanich) también ha dicho que el candidato presidencial debe ser electo en internas.
La reforma de la Constitución para permitir un tercer mandato de Cristina ha perdido credibilidad en el mismo Kirchnerismo y los gobernadores oficialistas que impulsaban reelecciones locales mediante reformas constitucionales o interpretaciones judiciales (Mendoza, Tucumán y Santiago) parecen haber perdido impulso en el escenario post-PASO.
El conflicto entre el Ejecutivo y la Suprema Corte entra en una fase crítica con el próximo fallo sobre la constitucionalidad de la ley de medios. El jueves 22 de agosto la Corte adoptó cinco decisiones contra el Ejecutivo (una prorrogando la cautelar contra la expropiación del predio de la SRA, otra desconociendo un límite para el recálculo de jubilaciones y las tres restantes contra disposiciones de la reforma judicial). A ello se sumó un fallo de segunda instancia de la justicia civil declarando inconstitucional la facultad de la Comisión Nacional de Valores de intervenir empresas a pedido de socios minoritarios con más del 2% de las acciones, y dos fallos de un juez federal desconociendo el desalojo de dos empresas de taxis aéreos de hangares de Aeroparque, que podría extenderse a la empresa LAN, que ha sufrido la misma medida.
El miércoles 28 la Corte ha convocado al organismo que aplica la ley de medios (AFSCA) y al Grupo Clarín a que expongan públicamente sus argumentos. Es probable que el fallo sobre la ley de medios sea más coincidente con las posiciones de Clarín que con las del Gobierno y ello puede desatar un conflicto que el integrante de la Corte más próximo al gobierno (Zaffaroni) ha definido como “impredecible”. El envío al Congreso del proyecto para reabrir el canje frente al fallo adverso de la justicia de New York, apunta políticamente a mostrar un rápido éxito parlamentario del oficialismo.
En conclusión: dos meses antes de las legislativas parece aumentar la diferencia a favor de Massa en Buenos Aires y la confirmación de un resultado desfavorable al gobierno nacional; la prioridad política de la Casa Rosada está en impedir la fuga desde el oficialismo hacia Massa en gobernadores, intendentes, legisladores y sindicalistas; pero no ha podido frenar la precipitación de la competencia en pos de las presidenciales asumida por Scioli, quien vuelve a adoptar posiciones propias y el conflicto entre el Ejecutivo y la Corte puede precipitarse por un fallo contrario al gobierno sobre la ley de medios, cuando la justicia impone cada vez más límites a los avances del Ejecutivo.