Déficit de la Caja se llevó el Inmobiliario y el Automotor



DYN09.JPGUno de los datos emergentes del informe anual de la Caja de Jubilaciones de Córdoba es que mejoró la sustentabilidad financiera del organismo: en el 2007 empezó una escalera ascendente que se corta en el 2011 cuando empieza a bajar el déficit. El pico del rojo fue del 35% en 2006 mientras que este año se cerrará en el 8%. “Todavía sigue siendo alto el porcentaje que no cubrimos con ingresos propios”, dijo el secretario de Previsión, Osvaldo Giordano. El año pasado la Provincia destinó $1.118 millones para cubrir el rojo del sistema, unos $100 millones más de lo que recaudó por Inmobiliario y Automotores. Para este ejercicio la previsión suma unos $800 millones.
Hoy hay dos aportantes por cada pasivo, cuyos aportes medios suman unos $6 mil (cubren 84% de las erogaciones) mientras que el haber promedio es de $7.440. Esta es la explicación del déficit.
De todas maneras, la mejora en la sustentabilidad se explica fundamentalmente por la reforma de 2002, cuando se incrementaron las edades de retiro (el efecto negativo de las jubilaciones anticipadas ya se agotó), por el cambio del criterio de caja otorgante (entran quienes más años de aporte tienen a la Provincia); la modificación en el cálculo del haber inicial (se toma el promedio de los últimos cuatro años); la implementación de índices para la movilidad previsional; la conversión de sumas no remunerativas y el diferir en seis meses el cobro por parte de los jubilados de la actualización de los haberes de los activos.
Según Giordano el cambio con mayor impacto fue el aumento de la edad de retiro que pasó, en 2002, de 55 a 60 años en el régimen general para mujeres y de 58 a 65 para hombres y de 50 a 57 para las primeras en el esquema docente y de 53 a 60 en el tramo de los hombres. La estimación oficial es que, sin esa modificación, habría como mínimo unos 10 mil jubilados más. Así de un déficit de $1.327 millones se pasaría a uno de $2.979 millones.
A la hora de plantear por qué, aunque haya mejoras en la sustentabilidad, siguen los problemas de financiamiento, Giordano apuntó a la “persistencia del incumplimiento de la Nación”. Entre 2000 y 2007 el Gobierno central giró $2.647 millones (equivalente al 95% del rojo acumulado). Anses cumplió con los pagos estipulados por los acuerdos firmados hasta 2010, cuando suspende el envío de dinero. En 2012 el 84% del rojo fue cubierto por transferencias del Tesoro provincial.
El jefe de Gabinete, Oscar González y los representantes gremiales en la Caja acompañaron a Giordano para presentar el documento que apunta “a un mayor control social” sobre la administración de los fondos que, en 2012, siguieron creciendo. Mientras que en 2003 la previsión social (Anses y Caja) implicó el 7% del Producto Bruto Geográfico el año pasado fue del 13%. La cifra supera el nivel incluso de países que tienen una transición demográfica más fuerte. “Es una señal de alerta porque no puede pensarse que la tendencia continúe indefinidamente”, dijo Giordano y planteó que hay que analizar cómo se resolverán los problemas cuando esta vía esté agotada.
La Caja, aunque paga el 17% de las jubilaciones y pensiones de Córdoba (2,1% están a cargo de las cajas de profesionales y 80% de Anses), es responsable del 42% del gasto prestacional total. Mientras que el haber medio de la Caja fue de $7.144 en diciembre último, el de Anses para sus beneficiarios de la provincia fue de $2.166. Los datos marcan que el incremento del gasto en previsión se explica de manera diferente en la Nación y en la Provincia: en la primera la principal explicación es la suba de la cantidad de beneficios (84% desde 2005 contra 5% de la Caja en el mismo período).
Giordano planteó que la agenda pendiente es compleja y heterogénea: el primer punto es que se aplique una regla de distribución de los impuestos asignados a la Seguridad Social que no margine a las cajas que no fueron transferidas. “No puede ser que contribuyamos con impuestos a sostener el sistema nacional y no recibamos ni un peso”, sintetizó Giordano. Otro aspecto que apuntó es la necesidad de acordar una política de Estado que permita mantener y profundizar los avances de modernización de la gestión de la Caja y reclamó adaptar el sistema previsional a un contexto demográfico crecientemente adverso.