Tareas radicales: cómo pasa Aguad y cerrar con Río Cuarto



p07-1El radicalismo cordobés tratará de cerrar hoy la lista de candidatos a diputados nacionales. De lograrlo, sería un milagro, porque al acuerdo le faltaría la característica angustia contrarreloj.
Esta tarde, los principales referentes de la UCR se reunirán en el Ente de Intendentes para continuar las negociaciones iniciadas el lunes pasado. En la lista de invitados figuran Ramón Mestre, Oscar Aguad, Miguel Nicolás, Carlos Becerra, Eduardo Angeloz, Antonio Hernández, Gerardo Bellocq, Hugo Romero, Daniel Arzani, Mario Negri y Miguel Abella. Podría participar el presidente del Comité Central de la Provincia, Alberto Giménez, pero se ausentó en el primer round y es un misterio qué hará hoy.
La candidatura de Aguad en el primer lugar de la lista se ha ido imponiendo por el peso de las encuestas, y a contrapelo del deseo de muchos, y por la decisión de Mestre de jugar con la pieza que le da más chances de ganar la elección de agosto/octubre.
Sin embargo, resta definir qué hacer con los obstáculos de la Carta Orgánica de la UCR. Hoy podría resolverse que la Mesa del Congreso provincial suspenda provisoriamente el artículo que prohíbe una segunda reelección consecutiva para cargos legislativos.
El número dos de la lista también está relativamente firme. La intendente de Quilino, Soledad Carrizo, es mestrista, a diferencia de Aguad que es aguadista, y Mestre pretendería alguien de su máxima confianza en la Cámara de Diputados.
El número tres es, por ahora, la clave.
Los radicales, por lo que indican las encuestas, creen que podrán conservar las tres bancas ganadas en las elecciones de 2009.
Hoy los posibles ocupantes del tercer renglón de la lista son el riocuartense Miguel Abella y el minaclaverense Alberto Giménez.
Abella se mostró duro en la reunión anterior reclamando el primer lugar de la boleta, con el argumento de las dificultades de Aguad con la Carta Orgánica partidaria. Lo apoya en su embestida el intendente de Río Cuarto, Juan Jure. Amenaza, además, con tener para competir en la interna abierta contra Aguad con el respaldo de radicales de la ciudad de Córdoba, y cuando dice eso todos miran a Negri.
Pero Abella podría sentirse confortado si recibe el número tres. Para él tiene la ventaja de casi asegurarle su ingreso a la Cámara de Diputados y, además, la de no rasparse en una interna en la que el mestrismo jugaría con todo para impedirle llegar al 25 por ciento de la minoría. Una fuerte derrota arrastraría a Jure, quien difícilmente pueda darse el lujo de ser derrotado por Mestre.
Las chances de Giménez para ir de tres dependen de una ruptura con el radicalismo de Río Cuarto, pero también tendrán la fuerte resistencia de Nicolás, para quien el presidente de la UCR es un enemigo irreconciliable.
Nicolás, entretanto, exige el “cupo nicolacista”. Como él colocó en 2009 a Hipólito Faustinelli, quiere conservar ese espacio para sí mismo o un representante del grupo Fuerza Renovadora. Seguramente el actual vicepresidente del Comité Central pretenderá, en el peor de los casos, el número cuatro, donde aspira a ubicarse igualmente Dante Rossi, el alfonsinista-raulista de Identidad Radical.
Evidentemente hacia abajo habrá otras colisiones, pero si los radicales no pierden el rumbo, lo más difícil quedará hecho hoy.