Esta semana abren sobres de la licitación del transporte

p03-1Las previsiones municipales eran que hoy se iban a abrir los sobres de las ofertas económicas para la explotación del nuevo sistema de transporte urbano, diseñado por la administración del intendente Ramón Mestre. La fecha se correrá algunos días (tal vez miércoles o jueves) pero con seguridad las propuestas sobre inversión se conocerán esta semana. Es una ligera corrección sin importancia para el servicio, aunque sí importa la celeridad de este proceso, porque de esto depende que el intendente abra la otra licitación, también crucial para la gestión, que es la recolección de residuos y barrido de calles.
La admisibilidad de los cuatro oferentes ya ha sido concedida luego de los estudios de la primera apertura de sobres, según lo han admitido funcionarios municipales, aunque esto quedará formalizado cuando se proceda a abrir las propuestas económicas, que propiamente son de la inversión que ofrecen para hacerse de algunos de los cuatro grupos en que será dividido el servicio para toda la ciudad. Se trata, como se sabe, de las empresas Ciudad de Córdoba, Coniferal (estas dos ya son prestadoras), Ersa (correntina) y Santa Fe (santafesina).
Los sobres que se abrirán esta semana incluyen propuestas de cantidad y calidad (antigüedad) de unidades, y estructura y ubicación de puntas de líneas, por señalar las variables más significativas. También competirán en la tarifa ofrecida, pero esto es muy relativo. En principio, hay valores de referencia en el pliego y, además, es improbable que sea un punto sobrevalorado por el municipio. La explicación no es compleja: los oferentes pueden decidir achicar su renglón de ganancias o inclusive subsidiar la tarifa por un tiempo para calificar mejor, pero en una economía inflacionaria y con un sistema de cálculo único de los costos del servicio, rápidamente se deslizaría hacia la homogenización tarifaria. (En este punto, la condición de pliego opera con un precio de referencia y las propuestas compiten por cuánto más abajo cotizan).
Si, como se asegura, ninguna de las cuatro empresas quedará fuera del plato del negocio e, inclusive, cada una se hará de dos de los ocho corredores, el proceso licitatorio muy probablemente sea pacífico. Las dos circunstancias a las que el poder concedente tiene que sobreponerse son las resistencias gremiales a la privatización de la Tamse (hoy en suspenso hasta que se resuelva el proceso paritario) y los litigios que tienen Ciudad de Córdoba y Coniferal contra el municipio por demandas iniciadas durante la gestión de Luis Juez en la Intendencia.
En este punto, no rige inhibición alguna para ninguna de las dos empresas, pero sí en el momento de acceder a la nueva concesión. En ese caso, debe sobrevenir una negociación extrajudicial para declinar la demanda y fijar los términos para bajarse de reclamos multimillonarios ya ganados en primera y segunda instancia.
Con respecto a la oferta de inversión, el pliego tiene condiciones de un parque mínimo de unidades (836 incluida las de reserva y 780 en servicio permanente), que implican un importante crecimiento de la flota total. Esto es una consecuencia lógica de dividir la ciudad en cuatro grupos de servicios (contra los seis actuales) con ocho corredores, además de la incorporación de novedades, como las líneas barriales y el boleto combinado.
El servicio nuevo comenzará a prestarse en febrero de 2014, con detalles que determina que, por lo menos, la mitad del servicio será prestado con unidades 0 km. Por lo pronto, las empresas Ersa y Santa Fe tendrán que tener todo su parque automotor compuesto únicamente con unidades nuevas.
Este proceso de inversión a que se verán obligadas las empresas necesariamente impactará en los costos y en la tarifa, que actualmente es cubierta en un 60% por el usuario y un 40% con subsidios nacionales. (En Capital Federal y Gran Buenos Aires este mix es de 30% y 70%). Estos subsidios fueron congelados y después descongelados por el gobierno nacional. Igualmente, la situación fiscal de la Nación sobre los subsidios en general no será eterna y en ningún caso excederá el 2015, cuando las futuras autoridades se vean forzadas a corregir desequilibrios que el gobierno kirchnerista se niega a realizar.
Desde Córdoba y mucho antes de que esto suceda se deberá decidir y sopesar políticamente si la corrección tarifaria con el nuevo servicio debe ser antes de estrenarlo (pedir crédito al usuario) o después, cuando una mejora en la calidad lleve al público a convalidarlo con resultados a la vista.