Justicia posterga planes urbanísticos de Mestre

1DPP_0014Se supo ayer que la Justicia Federal de tercera nominación tomó en cuenta el pedido de la fiscal Graciela López de Filoñuk de prorrogar hasta el 15 de junio la medida cautelar que impide el comienzo de un desarrollo inmobiliario el predio del ex Batallón 141, y que tiene sustento en una denuncia sobre presuntos fusilamientos ocurridos durante la última dictadura.
El juez competente, Alejandro Sánchez Freytes, extendió la orden de no innovar por pedido del Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf), que había dictado apenas un día después de que el Concejo Deliberante aprobara el convenio urbanístico por el cual la Municipalidad haría excepciones a las norma de edificación, y recibiría por parte de la Corporación América beneficios calculados sobre la base del Índice de la Construcción del Indec.
Hay dos asuntos que la Justicia analiza en paralelo y que cayeron en manos de Filoñuk.
Uno hace referencia a la supuesta concreción del Plan Conintes, en los primeros años de la década del ´60, durante el gobierno del presidente Arturo Frondizi. La investigación fue pedida por la abogada Valeria Balbi, representante de Carina Villafañe, historiadora de la Aeronáutica de Chile quien asegura que en ese lugar se realizaron torturas en el ex predio militar durante el período mencionado.
El otro caso fue originado tras una denuncia de un ex conscripto, de identidad reservada, que aseguró que en la última dictadura militar se cometieron violaciones a los Derechos Humanos en el lugar.
La resolución del juez federal Sánchez Freytes, permite una “prospección arqueológica” en el inmueble hoy propiedad de la Corporación América, donde funcionó la ex dependencia del Tercer Cuerpo de Ejército.

Consideraciones
Como alguna vez se ha escrito en estas páginas, nadie va a cuestionar la cuestión judicial. Y menos si se trata de algo “políticamente correcto” como el cuidado de la memoria en lo referido a Derechos Humanos.
No obstante, se abren algunos interrogantes sobre una cuestión práctica de desarrollo, relativa al emprendimiento, si es que todo continúa en el estado actual.
¿Qué es –en la actualidad– el ex Batallón 141? Básicamente un basural a cielo abierto.
¿Qué ha sido, en los últimos diez años, este predio?
Lo mismo. ¿Qué podría ser, en el futuro, si todo queda como está? Invariablemente, un basural a cielo abierto.
Un enorme basural enclavado en la zona más exclusiva de una ciudad que ostenta la mayor mancha urbana de Sudamérica, con la consiguiente dificultad (costos exacerbados) para llevar transporte público y servicios básicos.
Es en este punto en que cabe la pregunta sobre la rapidez de la Justicia. Sería necesario que las investigaciones sean más expeditivas.
Por otro lado, está la polémica que puede plantearse sobre la manera en que fue rubricado el convenio urbanístico.
Se sabe que el porcentaje que le corresponde a la Municipalidad en base al artículo 14 de la ordenanza 12.077, fue calculado como más les pareció a los funcionarios municipales: tomaron el Índice de la construcción del Indec y no el costo de mercado.
Pero era normativamente válido, porque recién el jueves pasado, en oportunidad de una modificación parlamentaria de dicha ordenanza se estableció que las valuaciones ya no dependerán de la Dirección de Catastro Municipal, sino de Dirección de Estadística y Censos de la Provincia de Córdoba.