Calma radical por promesa PJ (ira por intendentes útiles a K)



ramón mestre055Una nueva promesa del gobierno peronista de convocar pronto a la Mesa Provincia-Municipios, quizás para la semana que viene, calmó ayer a los intendentes radicales, que se habían reunido en el Ente para discutir qué hacer frente al congelamiento de ese espacio de negociación. La invitación tenía lugar poco después de que un grupo de legisladores le reclamara al presidente del Comité Central, Alberto Giménez, que los intendentes se involucren más en la tarea opositora al gobierno delasotista.
El llamado “urgente” lanzado por el secretario general del Ente, Hugo Romero (Villa de Soto) alertaba por “las reiteradas suspensiones de los encuentros de la Mesa Provincia-Municipios” y proponía “acordar la estrategia de acciones a seguir a partir de la imposibilidad de obtener respuestas concretas sobre distintos problemas fundamentales que están sufriendo las gestiones locales y que dependen de decisiones de la Provincia”.
Ahora, los intendentes tendrán que esperar hasta la semana para saber si es cierta la nueva promesa del gobierno provincial, que hace varios meses que demora la reunión con los intendentes.
Mientras tanto, analizaron la situación originada por los fondos que la Provincia les adeuda, y los criterios de distribución de los planes de viviendas para el interior.
El plenario de ayer fue presidido por Ramón Mestre, y con él llegaron los paños fríos para la relación con el gobierno, aunque desató su ira con los intendentes y jefes comunales que suscribieron la semana pasada un comunicado kirchnerista, muy crítico hacia José Manuel de la Sota y Hugo y Pablo Moyano, por el conflicto con los camioneros.
Mestre advirtió que ésa es la interna del peronismo, y que los radicales no deben involucrarse. Manifestó que los que se prestan al juego kirchnerista no pueden pertenecer al Ente. La sospecha que sobrevoló fue que los intendentes que firmaron el comunicado lo hicieron a cambio de promesas de dinero fresco nacional.
El documento K señalaba que “no es la primera vez que el gobernador De la Sota utiliza un conflicto netamente provincial para lograr visibilidad en los medios nacionales de cara a su intención presidencial. Y no es la primera vez que Moyano utiliza este tipo de metodologías de bloqueo en contra del normal abastecimiento de los productos básicos. Esta vez se combinaron ambas estrategias”.
Además de las firmas de organizaciones como La Cámpora, La Jauretche o Kolina, y de los diputados nacionales Fabián Francioni, Carmen Nebreda, Daniel Giacomino, Mónica Gutiérrez y Nora Bedano, entre otros dirigentes kirchneristas, aparecen las de una veintena de intendentes radicales. Entre otros, aparecieron Francisco Esteban (Cruz del Eje), Lucas Sánchez (Los Reartes), Fermín Boloquy (Villa Sarmiento), Daniel Constantino (Marull) y Gerardo Zuín (Justiniano Posse).